Breaking News

ANFETAMINA: SOBREDOSIS

Los estados tóxicos graves o mortales son muy poco frecuentes entre los sujetos que consumen de forma crónica altas dosis por vía intravenosa, mientras que son más frecuentes entre los neófitos.

Generalmente una sintomatología grave se halla ligada a un rápido proceso de tolerancia a la anfetamina.
Las muertes por sobredosis se asocian a hipertermia (fiebre elevada), shock cardiovascular y convulsiones.
La temperatura externa es un factor importante, como causa concomitante en las muertes por anfetamina.
Los psicoestimulantes actúan en efecto sobre los mecanismos nerviosos cerebrales reguladores de la temperatura y estimulan la contracción de los vasos cutáneos, reduciendo así la dispersión del calor.
Los síntomas con mucha diferencia más graves son la hipertermia y las convulsiones que preceden al colapso circulatorio. Las convulsiones pueden conducir a un verdadero estado epiléptico.

El tratamiento consiste en:

situar al paciente en un ambiente tranquilo;
reducir la temperatura corporal (bolsa de hielo, inmersión en agua fría o aplicación de manta hipotérmica);
administrar tranquilizantes menores (benzodiacepinas) o mayores (incluso barbitúricos);
administrar eméticos (sustancias que favorecen el vómito) o efectuar un lavado gástrico;
acidificar la orina con cloruro de amonio (a veces está indicada la diálisis).

Si se van a utilizar sedantes, hay que tener en cuenta la posibilidad de que se trate de una intoxicación combinada de anfetaminas y barbitúricos, en cuyo caso se puede potenciar el efecto hipnótico.
Por otro lado, deben tenerse en cuenta las manifestaciones agudas, ligadas de forma secundaria al uso de anfetaminas.

Efectos secundarios a la hipotensión pueden ser, por ejemplo, las hemorragias cerebrales. A éstas hay que añadir todas las complicaciones agudas ligadas al uso de material no estéril para inyectar la sustancia (que en gran parte coinciden con las ya citadas a propósito de la heroína) y que forman parte de la patología infecciosa inespecífica, agravada en este caso por el estado de malnutrición consiguiente al efecto anorexígeno de las anfetaminas.

Un cuadro relativamente frecuente es la denominada psicosis aguda por anfetaminas. Con dicho término se indica un episodio con los caracteres sintomatológicos de la psicosis y frecuente entre los consumidores crónicos. Sin embargo, a veces se observa también tras la administración de una sola dosis alta.
En principio estos cuadros psicóticos fueron diagnosticados como esquizofrenias paranoides, quedando más tarde demostrada su relación con el consumo de anfetaminas. Durante mucho tiempo se discutió si se trataba de una psicosis en la que la anfetamina era sólo el factor desencadenante o si podía tratarse de un cuadro de “falta de sueño”, y por consiguiente de un cuadro inespecífico.

Distintos estudios han permitido inducir de forma controlada estados de psicosis por anfetamina en sujetos psíquicamente sanos y sin problemas de sueño, llegándose a la conclusión de que se trata de un cuadro específico, diferenciable tanto de la esquizofrenia paranoide como de los cuadros de intoxicación por otras sustancias. Características de este síndrome son:
delirio de persecución, modificaciones del esquema corporal, hiperactividad, excitación y alucinaciones.
En cualquier caso, cuando se trata de un episodio psicótico por anfetaminas, el examen de la orina revela la positividad en relación a este fármaco.

Entre 24-48 horas después del episodio agudo y si se interrumpe la administración de anfetamina, tienden a desaparecer las alucinaciones y el contenido del delirio remite progresivamente, desapareciendo en un plazo de 10 días.
Ocasionalmente se han registrado ideas delirantes más estables, que han persistido incluso después de un año desde la interrupción del consumo de anfetaminas.
Generalmente, 24 horas después de la última dosis, el paciente ve aumentado el tiempo de sueño, que puede llegar a las 18-20 horas al día en los 3 días siguientes. En este periodo se puede observar un estado depresivo, así como astenia y menor emotividad.

El tratamiento específico consiste en la administración de tranquilizantes. Deben evitarse los sedantes hipnóticos. Un buen criterio para valorar la dosis de fármaco que debe administrarse es el control de la temperatura corporal: el aumento de la temperatura indica que es necesario suministrar una dosis mayor del fármaco.

ANFETAMINA: ABSTINENCIA

Las características que presenta un paciente en estado de abstinencia dependen en parte de la necesidad psicológica, y por consiguiente del intenso deseo de tomarla, y en parte de los mecanismos bioquímicos de acción de la anfetamina.
A la necesidad del fármaco se asocia un estado depresivo, con apatía, falta de iniciativa e ideas suicidas. La característica principal es sin embargo la hipersomnia, que puede durar varios días, seguida de un cuadro depresivo.

El tratamiento resolutivo consistiría en la administración de anfetamina, indicada sin embargo en muy pocos casos, dado que son poco frecuentes los cuadros que realmente ponen en peligro las funciones vitales del paciente.
Se aconseja en general remitir al paciente a un servicio psiquiátrico, donde se le aplicará un tratamiento antidepresivo, con apoyo psicoterápico.
En este caso cabe recordar que el uso de antidepresivos tricíclicos no produce efecto alguno antes de los 10-15 días de tratamiento.

Por ello, es necesario vigilar al paciente ante la posibilidad de una eventual conducta suicida, posibilidad que no debe nunca infravalorarse, sobre todo si se trata de sujetos que han consumido anfetaminas durante mucho tiempo y en dosis crecientes. Precisamente en estos casos es necesaria una deshabituación gradual medíante la administración rígidamente controlada de dosis cada vez menores de anfetamina, durante un periodo de unas dos semanas, hasta que sean eficaces los antidepresivos.

Anticolinérgicos naturales y sintéticos: sobredosis

Fármacos como la atropina, la escopolamina, la hiosciamina, anticolinérgicos naturales o sustancias antiparkinsonianas o con efecto antiespasmódico o antihistamínico se utilizan con frecuencia con fines no terapéuticos por su capacidad de inducción de alteraciones del estado de consciencia, entre ellas fenómenos alucinatorios.

Según la dosis, se produce midriasis (dilatación de las pupilas), taquicardia o piel seca y caliente.
A esta tríada, que podemos definir como correspondiente a un estadio de intoxicación ligera, pueden añadirse fiebre, estado confusional, mucosas secas y enrojecimiento de la piel (intoxicaciones de grado medio), pudiendo producirse un estado de grave intoxicación, en la que a la exacerba¬ción de estos síntomas se suman convulsiones y coma.

La intoxicación por sustancias anticolinérgicas es más el resultado de un uso esporádico que de una condición de dependencia. Dichas sustancias han de ser tenidas muy en cuenta porque hoy día se usan para “cortar” otros fármacos (entre ellos la heroína y la anfetamina) y porque se incluyen en las drogodependencias debidas a distintos fármacos consumidos al mismo tiempo.

Síntomas de un estado de intoxicación aguda por anfetaminas

• ansiedad, irritabilidad, actitud agresiva u hostil;
• alucinaciones, confusión;
• delirio, estados de pánico;
• boca seca;
• pupilas dilatadas;
• temblores;
• erupciones cutáneas;
• aumento de los reflejos a la luz;
• taquicardia e hipertensión, arritmias (sólo en sujetos no dependientes);
• malnutrición;
• calambres abdominales.

El examen de la cavidad oral puede poner de manifiesto la presencia de ulceraciones en la lengua, como resultado de movimientos estereotipados. El examen de los antebrazos puede revelar signos de inyecciones múltiples.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LA RADIOTERAPIA

Utilización con fines terapéuticos de radiaciones electromagnéticas La radioterapia —esto ...
Leer Más

Recursos al tratamiento del cáncer

Las consecuencias para la medicina social Hoy en día se ...
Leer Más

La curación del cáncer

Introducción a la curación del cancer Hace ya más de ...
Leer Más

Entender el CÁNCER

Comúnmente se define el cáncer como el crecimiento anormal e ...
Leer Más

EL LUMBAGO CRONICO

lumbago crónico y plexo nervioso endorraquídeo El lumbago crónico se ...
Leer Más

LUMBAGO AGUDO

Lumbago agudo "por esfuerzo" En el Lumbago agudo "por esfuerzo" ...
Leer Más

CARCINOMA DE PROSTATA

Carcinoma de próstata, una neoplasia El carcinoma de próstata es ...
Leer Más
SINUSITIS, RINITIS Y CORIZA

SINUSITIS, RINITIS Y CORIZA

Entre las afecciones nasales mas comunes están la SINUSITIS, la ...
Leer Más

VITILIGO: La lepra blanca tiene tratamiento

También conocido en otros países como leucoderma y en India ...
Leer Más

Cuándo comienza la enfermedad

por la Dra. Eva Blaho .Profesora Adjunta A.M.H.A. Partamos de ...
Leer Más