FRACTURAS DE LOS HUESOS DE LA CARA

FRACTURAS DE LOS HUESOS DE LA CARA

La causa más común de fractura de los huesos de la cara es la constituida por los accidentes de coche. Es particularmente frecuente la fractura de la nariz, que puede producirse como consecuencia de los traumatismos más diversos. Muchas veces la fractura de la nariz pasa inadvertida.

No obstante, hay que recordar que una nariz rota, no tratada de forma adecuada inmediatamente después del traumatismo, puede curar por sí sola deformando el apéndice y ocasionando, aparte de un defecto estético, dificultades en el paso del aire. Estas deformidades nasales tienen mal arreglo quirúrgico en la edad adulta.
Las fracturas de mandíbula son también relativamente frecuentes, sobre todo a causa de accidentes automovilísticos o en los atletas.
Las fracturas de este hueso suelen ser muy evidentes por la deformidad que ocasionan.
Son signos indicativos de fractura de man-díbula la incapacidad de la víctima para cerrar la boca y la salida de saliva mezclada con sangre. Cada movimiento de la mandíbula resulta además muy doloroso.
Los primeros auxilios en caso de rotura de mandíbula han de consistir en levantar con cuidado el hueso para cerrar la boca y conseguir de este modo que la arcada inferior de los dientes esté en contacto con la superior; a continuación, se inmovilizará la mandíbula en esta posición mediante dos vendas sobrepuestas, una atada en lo alto de la cabeza y la otra en la nuca, o bien mediante una sola venda cortada de forma que se obtengan cuatro extremos: dos se atarán sobre la cabeza y dos en la nuca.
Si la víctima presenta vómitos, se deberá soltar el vendaje y girar la cabeza hacia un lado, sosteniendo con cuidado la mandíbula fracturada hasta que hayan cesado los vómitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.