Chequeo o examen medico

Se trata de un estudio clínico sistemático y periódico, realizado incluso en ausencia de síntomas subjetivos, con objeto de poner de manifiesto precozmente enfermedades o alteraciones funcionales en estado latente, así como eventuales factores de riesgo patológico. Se persigue con ello, por tanto, un doble objetivo: por un lado, el diagnóstico precoz, por otro la prevención.

El término chequeo designa una forma de proceder de origen norteamericano extendida ya a todos los países modernos y que tiene la finalidad de comprobar de forma escrupulosa y completa, mediante controles y exámenes, las condiciones de salud de una persona.

El chequeo de la persona sana debería constituir el momento central de la prevención y entre sus ventajas se cuenta también el hecho de que muchas enfermedades actualmente muy extendidas, las llamadas enfermedades de la civilización, como las cardiovasculares, la diabetes, los tumores o neoplasias y las enfermedades respiratorias (bronquitis crónica, asma y enfisema pulmonar), no siempre pueden ser eficazmente curadas, pero sí es posible a menudo prevenirlas.

A veces se utilizan expresiones tales como chequeo hemático, chequeo hepático, chequeo cardiaco, etc.: se trata en estos casos de formas parciales y sectoriales de estudio, limitadas a determinados órganos o aparatos, mientras que la característica fundamental del chequeo es el carácter completo y sistemático del examen, que debe someter a consideración todos los factores de riesgo.

En efecto, el examen no debe ser desordenado e indiscriminado, sino que debe basarse en el estudio preliminar de una serie de investigaciones concretas en relación a la probabilidad estadística de que el sujeto en cuestión sea portador de enfermedades asintomáticas o esté sometido a factores de riesgo que puedan causar alguna de estas enfermedades.

Por qué es útil el chequeo

LA VALORACIÓN de la eficacia del chequeo sólo es posible después de algunos años.

Basándonos en los resultados de recientes investigaciones realizadas bajo riguroso control en Estados Unidos, se deduce claramente la necesidad de realizar exámenes sanitarios periódicos, sobre todo si son personalizados, debido a sus beneficiosos efectos.

He aquí algunas de sus ventajas:

  • pueden suponer un alargamiento de la vida;
  • pueden reducir las complicaciones de las enfermedades;
  • pueden reducir las situaciones de invalidez y el número de ingresos hospitalarios.

No debe olvidarse, por otro lado, el efecto beneficioso derivado de la posibilidad de ofrecer seguridad, excluyendo cualquier enfermedad, a una persona que teme estar enferma.

Dicha componente psicológica no ha sido nunca cuantificada y a menudo es incluso objeto de olvido o subvaloración. El chequeo contribuye a eliminar ese miedo a la enfermedad, que supone sin duda alguna un empeoramiento de la calidad de vida.

Por último, ha de subrayarse que el chequeo adquiere todo su verdadero valor cuando se realiza regular y sistemáticamente, a intervalos constantes de tiempo.

En la práctica, no ha de entenderse como una fotografía; del estado de salud de una persona en un determinado momento de su vida, sino como una película, es decir, un examen periódico y constante orientado a una mejor valoración y por consiguiente a una corrección precoz de las variaciones de las condiciones fisiológicas del organismo.

A tal respecto, en los últimos años se ha ido sustituyendo el concepto de chequeo general por el de chequeo personalizado, en el que, partiendo de un grupo reducido de exámenes requeridos, se realiza un estudio completo de las condiciones de salud de un sujeto en relación a sus factores

de riesgo específicos (edad, sexo, actividad laboral, consumo de tabaco, etc.), a enfermedades padecidas con anterioridad y/o a trastornos o enfermedades actuales.

El chequeo personalizado resulta pues de utilidad no sólo en los casos en que se trata de determinar los factores de riesgo de una enfermedad, sino también para diagnosticar de forma precoz enfermedades aún en fase latente o asintomática.

No faltan, sin embargo, posturas críticas en torno al significado práctico del chequeo y son muchos los que condenan de antemano dicha técnica como una pérdida de tiempo y de recursos sanitarios o incluso la consideran responsable de la aparición de una situación de ansiedad en el sujeto que se somete a estos exámenes.

En realidad, dicha actitud se debe la mayor parte de las veces a un incorrecto planteamiento del significado y de la finalidad.

Exámenes que deben realizarse en un chequeo

HOMBRE

• Examen médico internista

• Revisión a cargo del oculista
• Revisión odontológica
• Análisis de sangre:
hemograma completo
glucemia
colesterol total
colesterol HDL y LDL tríglicéridos
uricemia
creatinina hemática
transaminasas
marcadores de la hepatitis
• Análisis completo de orina
• Radiografía del tórax
• Electrocardiograma
• Ecografía abdominal
• Presencia de sangre en heces después de los 40 años
• Examen urológico
• Ecografía prostátic

MUJER

• Examen médico internista
• Revisión a cargo del oculista
• Revisión odontológica
• Análisis de sangre: hemograma
completo glucemia
colesterol total
colesterol HDL y LDL tríglicéridos
creatinina hemática
transaminasas
marcadores de hepatitis
• Análisis completo de orina
• Urinocultura
• Radiografía del tórax
• Ecografía abdominal y pélvica
• Test de Papanicolau
• Revisión ginecológica
• Mamografía
• Mineralometría ósea

NOTA: En el chequeo personalizado, a estos exámenes han de añadirse las pruebas específicas relacionadas con los problemas (factores de riesgo, trastornos, enfermedades anteriores o actuales) propios del sujeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.