Breaking News

Inversión de la patología del cáncer

La curación del cáncer

La investigación no ha determinado aun como el control cerebral elabora la patología ni tampoco como ella se interrumpe y se invierte. Lo que sí se ha establecido, en mas de 30.000 casos bien documentados, y este número se acrecienta día a día, son las secuencias de los hechos.

Estas secuencias de eventos hasta el día de hoy no han mostrado excepciones.

En casos en que un conflicto único, por ejemplo miedo a perder la vida (carcinoma de nódulo redondo en el pulmón), miedo de morirse de hambre (carcinoma solitario del hígado), miedo por la supervivencia de un hijo (cáncer de glándulas mamarias), abandono sexual (ulceración carcinomatosa del cuello del útero) se resuelve; el cerebro entra en una fase de curación, la patología orgánica se detiene y la psique se calma.

La duración del conflicto tendrá relación directa con la duración de la mejoría y con sus efectos secundarios.

Como la medicina oficial hoy en día describe cada grupo de síntomas como si fueran una enfermedad individual, falta la comprensión de las condiciones totales, el enfoque sistemático, o el entendimiento de cómo funciona el sistema neuro-vegetativo y el papel que juega.

En cuanto no se considera el conocimiento descubierto por la nueva medicina, los enfoques son sintomáticos, paliativos y a menudo impiden la dirección óptima que debería tomar la curación (cabe notar que si uno abre páginas de cualquier libro de patología al azar, la causa más frecuente de cualquier enfermedad es citada como -desconocida-).

Conocimiento

El saber como fuente de conflictos

En el mundo de los animales, los conflictos corresponden a situaciones arcaicas simples, la patología cumple las funciones previstas por el diseño del programa.
Un conflicto indigerible se ve iniciado por un trozo de alimento demasiado grande para que pueda avanzar por alguna sección del tubo digestivo, así pues, en la región próxima se da lugar a un crecimiento (adeno-carcinoma) celular de calidad secretoria cuya función es la de incrementar la producción de jugos digestivos para reducir el tamaño del trozo.
O bien, si un cachorro ha sido herido, el incremento de producción láctea proveniente del cáncer glandular en la mama materna le ayuda a recuperar la salud.
Si llegara a morirse de todos modos, la próxima preñez es la resolución natural del conflicto para la madre.

Para los humanos, los conflictos arcaicos son mediados por el lenguaje: es posible sufrir un conflicto indigerible cuando un problema que hemos interiorizado es demasiado grande como para poder -digerirlo-, o bien cuando algún conflicto feo no se puede evacuar, -cagar-, cáncer del recto.

Para los humanos, el conocimiento, el -saber-, cumple varias funciones.

El conocimiento nos lleva a expectativas y a determinadas conductas.
Hoy en día por ejemplo sabemos que el cáncer es fatal; esta es la expectativa cultural y social, también el SIDA, la esclerosis múltiple y otras tienen la misma expectativa. Por tanto, si se nos diagnostica una de estas enfermedades, el mismo diagnóstico causa un segundo conflicto, específicamente el miedo de morir.
Uno de los cánceres secundarios más frecuentes es el de nódulo redondo del pulmón, correspondiente al conflicto de temer la muerte inminente.

Si tal paciente además sufre otros terrores, una vez despierto el fantasma del cáncer, es frecuente encontrar complejos de inferioridad (auto-devaluación) en diferentes grados de severidad (úlcera de los nódulos linfáticos o de los huesos), miedo de ser desfigurado (en casos de cáncer de mama), ensuciado, manchado (melanoma), miedo contra el ataque de una cavidad corporal (mesotelioma).
Así pues, el mero conocimiento de un estado patológico se convierte en una profética sentencia auto-sustentada por el saber.

Si uno considera además que la medicina tradicional no muestra interés alguno en los mecanismos generadores de los conflictos y que el sistema médico oficial se basa en combatir síntomas, se hace muy claro que cualquier persona diagnosticada con una de estas enfermedades, que acepta el tratamiento ofrecido e ignora que ninguna de estas condiciones son fatales de hecho, se va a morir y morirá en gran medida como consecuencia directa del tratamiento, por mejor que sea la intención con la que se lo ha otorgado.

Los ejemplos de personas que responden a un diagnóstico o pronóstico son innumerables.

Incluso en las situaciones terapéuticas tradicionales es bien conocido que aquellos que tienden a sanar son quienes saben que se van a sanar. Este argumento no trata de sugerir que el conflicto biológico es una suerte de factor -psíquico- o que algunos pases mágicos van a eliminarlo.
Cada conflicto es un choque conflictivo biológico de significante envergadura y requiere una solución experimentada orgánicamente como tal (es por esto que los conflictos de este tipo no se pueden eliminar por medio de hipnosis).La terapia que la nueva medicina implica se hace difícil dado el peso cultural de asociaciones con estas temidas enfermedades.

Una vez que el profesor médico apareado de su blanco uniforme de laboratorio pronuncia su diagnosis o prognosis es muy difícil para los pacientes convencerse de que no es cierta, que aun existe una posibilidad de salvarse.
Y normalmente es el cáncer secundario, el cáncer causado por el choque conflictivo del diagnóstico, el que mata.
El primero no lo suele hacer, de hecho, muchas veces el primero ya estaba en fase de resolución.

Conocimiento, el saber como contrato social

Desde las colonias celulares procarióticas, a través de las sociedades de plantas y animales hasta el hombre, el saber es una herramienta para explorar, descubrir adaptar y rediseñar la realidad.
Así como lo explica Howard Bloom en el libro que hemos citado, ya sea en colonias de insectos o en grupos humanos, los individuos actúan sus roles por medio de la información.
Hay aquellos que con valor se salen de la norma y descubren o inventan, también están los que arbitran y juzgan qué es lo que el grupo debe pensar (los que imponen el conformismo).
En una colonia de hormigas o de abejas no es suficiente haber descubierto una nueva fuente de alimento; es necesario convencer a la colonia  la pena el esfuerzo de dedicar recursos en aquella dirección.

En su libro -La estructura de las revoluciones científicas-, T. Kuhn postula (como lo hiciera Adam Smith mucho antes en su monografía sobre la historia de la astronomía) que las nuevas ideas solamente se aceptan cuando el antiguo paradigma ha sido puesto de lado.

Y esto solamente ocurre cuando aquellos que tienen un interés creado en la preservación del conocimiento presente han sido derrotados o pierden su relevancia.
Es así pues que la visión del mundo es la visión de aquellos que son exitosos en la sociedad en este momento, aquellos que de momento son los encargados de cumplir tareas específicas.
La visión del mundo tiende a ser conservadora, tiende a rechazar innovaciones de mayor envergadura.

Específicamente, la visión sistemática de cómo el mundo organiza una esfera particular así como la de la salud, se ve acompañada de organización institucional, estratificación de poderes, cadenas de manufactura y distribución.
Todo esto resulta en un plan complejo difícil de desbaratar incluso si la visión total resulta inapropiada.

En su libro -The Shape of the Past-, Tom Carney explicaba que la Antigua máquina bélica de los griegos, el ejército de hoplitas que marchaba como una unidad, armadas con coraza de cuero, escudo, espada corta y lanza larga, era prácticamente invencible por cualquier formación o tecnología entonces existente.
En esa época ya la era heroica de la cuadriga (carro de guerra) había sido superada.Los hoplitas luchaban en forma de una ancha columna, defendiendo su agro, el cual los sustentaba y condicionaba su organización política y económica.
El proveer de armas y entrenamiento a los hoplitas requería un tamaño mínimo de terreno.
Las batallas en que se involucraban no requerían mayor estrategia y por tanto no precisaban de un cuerpo de oficiales.
Los hoplitas por lo tanto participaban en ayuntamientos representándose a si mismos.

Esta organización precisaba que su vida económica, las leyes matrimoniales, leyes de herencia y reglamentación del tamaño del terreno que un minifundista podía controlar estuvieran todas definidas.
La organización era tan compleja y afectaba tantas esferas de actividad que la estructura hoplita y su tecnología persistió mucho tiempo después que los macedonios desarrollaran nuevas tácticas, armamento y entrenamiento con los cuales continuamente vencían a las formaciones hoplitas griegas.
Las estrategias cambiantes provocaban una reacción que se extendía a través de toda la estructura social; el antiguo paradigma demoró muchas décadas en cambiar y esta demora le costó siglos de libertad a los griegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LA RADIOTERAPIA

Utilización con fines terapéuticos de radiaciones electromagnéticas La radioterapia —esto ...
Leer Más

Recursos al tratamiento del cáncer

Las consecuencias para la medicina social Hoy en día se ...
Leer Más

La curación del cáncer

Introducción a la curación del cancer Hace ya más de ...
Leer Más

Entender el CÁNCER

Comúnmente se define el cáncer como el crecimiento anormal e ...
Leer Más

EL LUMBAGO CRONICO

lumbago crónico y plexo nervioso endorraquídeo El lumbago crónico se ...
Leer Más

LUMBAGO AGUDO

Lumbago agudo "por esfuerzo" En el Lumbago agudo "por esfuerzo" ...
Leer Más

CARCINOMA DE PROSTATA

Carcinoma de próstata, una neoplasia El carcinoma de próstata es ...
Leer Más
SINUSITIS, RINITIS Y CORIZA

SINUSITIS, RINITIS Y CORIZA

Entre las afecciones nasales mas comunes están la SINUSITIS, la ...
Leer Más

VITILIGO: La lepra blanca tiene tratamiento

También conocido en otros países como leucoderma y en India ...
Leer Más

Cuándo comienza la enfermedad

por la Dra. Eva Blaho .Profesora Adjunta A.M.H.A. Partamos de ...
Leer Más